Ramiro Garzón; un joven empresario obsesionado con el golf

Ramiro Garzón; un joven empresario obsesionado con el golf

Ramiro Garzón; un joven empresario obsesionado con el golf

Ramiro Garzón, socio de Club Los Chillos, nos comparte la historia de sus inicios en el golf, lo que lo motiva y sus metas en este deporte.

¿Quién fue la persona que te invitó a jugar golf por primera vez? 

Todo empezó por mi papá, él solía llevar a la cancha a mi hija Camila. Fue a ella a quien le entró la curiosidad de aprender a jugar. Yo “solo le acompañé a su primera clase”. Parecía muy sencillo lo que La Flaca (Segundo Cadena) le decía, así que le dije que yo también quería una clase para ver qué tan complicado. Tomé un par de clases adicionales, empecé a seguir varias páginas de golf y salí a aventurarme en la cancha. En realidad, me hubiese encantado aprender de Niño a jugar.

 ¿Qué es lo que te sedujo del golf?

 

Ser mi propia competencia, aprender a sobrellevar la alegría y frustración en un mismo momento. Además, creo que la obsesión aumenta cuanto la precisión va mejorando.

¿Cómo equilibras el manejo empresarial y el tiempo que dedicas a jugar golf?

Antes de empezar a jugar golf madrugaba 6 am al gimnasio, hasta las 7:30, después el reto fue madrugar 5:00 al gimnasio y tratar de terminar los 9 hoyos entre las 6 – 7:30.  Creo que una gran ventaja es vivir a 5 min de la cancha.   Al golf lo he tomado como deporte más no como hobby, por lo tanto, busco combinar mis actividades profesionales con mi actividad física. Por cierto, algo que aprendí es que, si estás estresado, y piensas que jugar golf te desestresa es mentira.

¿Cuál es la anécdota que más recuerdes en este deporte?

No creo que tengo un recuerdo maravilloso y especial apenas voy jugando 2 años y medio. Pero poder mezclar 3 generaciones en un threesome o ver jugar a mis hijas, eso para mí lo vuelve especial. Espero algún día poder jugar un foursome con mis tres hijas, ese día me tomaré muchas fotos con mis golfistas preferidas.

¿Cuál es tu meta en el golf?

 

Mi meta, como la meta creo yo de todo golfista, es bajar mi handicap. Antes de que mi carrera de golfista termine quisiera jugar un abierto en primera categoría con los mejores golfistas del país.

Entrevistas Jugadores