El golf ecuatoriano da un giro de 180° en su estado físico

El golf ecuatoriano dio un giro de 180° en su estado físico

Alenrry Díaz, Cubano-Español de 48 años, quien con vasta experiencia en preparación física y emocional de atletas, y con una trayectoria que sustenta su profesionalismo, nos detalla su testimonio, anécdotas y las aventuras que le ha dejado su recorrido por el mundo.

Al ser consultado sobre sus estudios, Alenrry comentó “me encanta cuando me hacen esta pregunta, porque la mayoría se sorprende al saber que yo estudié Derecho, donde tengo una licenciatura. Además, obtuve un masterado en la Universidad de Barcelona e hice otro en Relaciones Internacionales”.

Por su parte, en lo deportivo realizó sus estudios en España como entrenador personal e hizo varios cursos del NSCA (National Strength and Conditioning Association). Especialista en quiromasaje, masaje deportivo, masaje Oriental Shiatsu, electroestimulación y entrenamiento oclusivo, coach emocional, experto en inteligencia emocional y coaching deportivo. Actualmente se encuentra culminando su tercera maestría en Medicina Deportiva, y aspira conseguir el doctorado, pues destaca que le encanta estudiar por ser algo que lo mantiene vivo.

¿Cuál ha sido tu recorrido y experiencia como preparador físico y entrenador?

Mi experiencia comenzó cuando cree mi empresa BodyPlus en el centro de alto rendimiento T3 (Tenerife Top Training), en las Islas Canarias, donde trabajé con nadadores, futbolistas, golfistas, tenistas y profesionales de las artes marciales.

En 2015 viajé a Cuba y cree otro centro BodyPlus, allí entrené a la Selección Cubana de Golf, voleibolistas olímpicos y personas que querían mejorar su calidad de vida y condición física. Mientras que, en 2018 llegué a Ecuador para fundar otra de mis empresas en el Instituto de medicina del deporte, que luego trasladé a un local en el centro de Quito.

En este país empecé a trabajar con la Federación Ecuatoriana de Golf como preparador físico de la selección, y asesor deportivo de la escuela de golf y tenis del club Los Chillos en Quito.

Desde noviembre del 2019 me asignaron la preparación física de la academia de golf del Country Club en Guayaquil. Además, soy entrenador y terapeuta de golfistas profesionales ecuatorianos como Daniela Darquea, José Andrés, Juan Moncayo, Rafael Ponce, y otros atletas internacionales a quienes entreno a través de mi plataforma Online ‘BodyPlus’.

¿En qué condiciones encontraste el estado físico de los golfistas ecuatorianos?

Lo que encontré en los golfistas ecuatorianos es lo que esperaba principalmente de atletas que nunca han tenido una preparación física específica o aquellos que han entrenado golf desde temprana edad y no han hecho otra actividad deportiva.

 

El golf al ser un deporte asimétrico genera una descompensación a nivel muscular y estructural, lo que provoca que los niños y jóvenes asuman la mala postura como algo natural. A ello sumarle que la tecnología móvil, del ordenador o video juegos lo agravan, por el hecho de no realizar una preparación física que corrija esto.

Considero que ha sido un desafío para mí, porque lo más complejo no es entrenarlos sino, crear hábitos en actividades que no acostumbran al considerarlas innecesarias.

Lo que yo recomiendo a los niños y jóvenes, es que corrijan su postura, ya que, aunque la mayoría considere importante la actitud, esto se relaciona con la condición física, para mejorar su autoestima y su nivel de golf. En cambio, para los golfistas de 30 a 45 años, les aconsejo que lleven una vida activa, donde su preparación física junto a una alimentación sana, los ayudará en su estilo de vida.

Por su parte, a los golfistas mayores de 47 años les sugiero ser racionales en el sentido de que debemos saber que a medida que pasen los años nuestro cuerpo empieza a sufrir ciertas debilidades y limitaciones, por lo que, cuando hagan un swing no saldrá como cuando tenían 30, esto genera un esfuerzo más allá de sus posibilidades provocando lesiones que pueden afectar muchísimo su salud.

 ¿Cuáles son tus fortalezas?

Considero que mi fortaleza es lograr que las personas cumplan sus objetivos y sus metas deportivas y personales. Soy un entrenador al que le gusta trabajar con las personas desde sus emociones hasta su condición física, por eso no sólo me especializo en lo que quiere físicamente el cliente o el atleta, sino que voy más allá para conocer el avance que presenta.

Otra de mis fortalezas es conocer la biomecánica del golfista y determinar cuándo un golfista carece de alguna condición física específica o alguna limitación estructural y física para el movimiento del swing.

Asimismo, soy experto en recuperación de lesiones como la tendinitis de codos y de los manguitos rotadores, así como las lesiones de la espalda baja.

Pero mi mayor fortaleza es la motivación, me considero un motivador por excelencia, logro que las personas encuentren un verdadero motivo por el cual dar todo en los entrenamientos. Un buen entrenador no es quien haya estudiado más, sino aquel que es capaz de sacar el 100% del atleta.

¿Cómo ves la evolución de los chicos?

Me encanta trabajar con ellos, me gusta porque me permite ver los resultados y su crecimiento personal y deportivo. Creo que el impacto en los chicos de Quito y Guayaquil al principio fue bastante brusco, ya que no estaban acostumbrados a la preparación física ni ese nivel de disciplina.

Ya estamos viendo resultados y no sólo a nivel competitivo, también en su actitud, postura, comportamiento y disciplina. Por eso me siento contento en las academias porque hemos visto un cambio grande, los niños han mejorado su resistencia en movilidad, agilidad, coordinación y fuerza. Además, están más comprometidos.

 

En fin, mi objetivo es a largo plazo y espero poder disfrutar en unos años de los resultados. Agradezco enormemente a la dirección de la academia de golf por haber confiado en mi profesionalismo y haberme dado la oportunidad de entrenar a estos niños y jóvenes golfistas comprometidos para guiarlos a ser mejores atletas. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *